En la agenda del SAT

by Daniel Zurita on 31 Agosto, 2015 · 1 comment

in 2015

La semana pasada asistí al evento Foro Conexión 2015. Dos días de pláticas, talleres y foros tratando diversos temas relacionados al tema de tributación digital. Los temas fluyeron alrededor del uso de tecnología para modernizar toda la gestión de información relacionada a la identificación, captación, captación y cruce de la información proveniente de los contribuyentes relacionada al pago de impuestos.

 

Por supuesto, se habló de facturación electrónica, contabilidad electrónica, experiencias en otros países y de lo que viene.

 

Noté que cualquiera de los funcionarios del SAT que participaron, empezando por el Jefe del SAT, el diálogo es hacia el contribuyente. Si bien esto puede parecer normal, a mí me llamó profundamente la atención. Ahí presente no estábamos los contribuyentes representados. Había contadores, representantes de empresas de tecnología y software, funcionarios y fiscalistas. Yo esperaba, por ejemplo, que el SAT incluyera en la conversación a los contadores en los temas alrededor de contabilidad electrónica. La figura del contador ha sido clave desde que todo empezó con la facturación electrónica. Sin embargo, en el discurso pareciera que todo sucede sin la intervención y el trabajo de todos nuestros queridos contadores.

 

Si ponemos atención, vemos como el SAT tiene en su agenda crear herramientas digitales dirigidas a un tipo de usuario que no es propiamente el contador. Quiero decir que el SAT está pensando en el contribuyente como usuario único cuando todos sabemos que son los contadores quienes se encargan de eso.

 

Puedo equivocarme. Pero esa es la impresión que tengo. Que son los contadores que están entrando al buzón tributario de sus clientes. Que son los contadores quienes están validando comprobantes. Que son los contadores quienes están gestionando facturas electrónicas. Que son los contadores quienes están preparando los reportes de contabilidad electrónica. Antes de lo electrónico, todo esto estaba delegado en contadores o contadoras. Y eso casi no ha cambiado. Solo se pasó de lo análogo a lo digital y punto.

 

¿Por qué es relevante? Ahorita les digo mis razones. Primero les cuento sobre un taller, dentro de Foro Conexión, que en definitiva se llevó los aplausos de todos los que estuvimos presentes.

 

Resulta que en dicho taller estaba un muy reconocido fiscalista, un director de una de las “Big 4”, un veterano director financiero de la panificadora mundial más importante del mundo y un director de un proveedor autorizado de certificación, es decir, un PAC.

 

Las preguntas se hicieron para que cada uno diera su opinión estuvieron alrededor de los beneficios reales, experiencias, efectos positivos o negativos y sobre todo haciendo una crítica constructiva sobre el formato de facturación electrónica una vez que ya se ha generalizado su uso a partir del año pasado (2014).

 

Fue una grata sorpresa escuchar opiniones concretas, honestas, reales y demostrables sobre el proyecto nacional de facturación electrónica. La visión del PAC es la de ser un proyecto en plena madurez en donde hay poca tarea ya por hacer, solo mejorar la atención al usuario y estar atentos a los cambios y propuestas del SAT. En contraparte, el Fiscalista fue claro y contundente en afirmar que la facturación electrónica no ha ayudado a combatir la informalidad (no se ha podido demostrar claramente, por un lado, y la informalidad según INEGI, por el otro) y que hay muchos sectores de la población que encuentran muchas dificultades para hacer facturas electrónicas. Incluso podía ahí mismo mostrar como un PAC ofrece al público, el servicio de facturación en 1,200 pesos por 100 facturas (a 12.00 pesos cada una) cuando las de antes podían salir a uno o dos pesos.

 

Por su parte, la panadería más grande de México también habló de las situaciones reales y difíciles que ha vivido y siguen encontrando entre sus más de seiscientos mil clientes (todas las “tienditas de la esquina” del país), quienes simplemente no se acostumbran a la facturación electrónica y piden su papelito (ticket o PDF) cada vez que les surten pan, chocolates, botanas y demás. Y hablando de contabilidad electrónica, mencionó que ellos tuvieron que meterle mucha lana y ocho meses de tiempo solo para adecuar sus sistemas contables para la contabilidad electrónica. Y así, todos se unieron para concluir que si bien el SAT ahora va a requerir la contabilidad electrónica, para la mayoría será prácticamente imposible cumplir. Y que se corre el riesgo de que el SAT se “indigeste” de tanta información, siendo que con la sola facturación electrónica se tiene lo necesario para fiscalizar electrónicamente en México, algo que también se puede agravar ahora que se habla de requerir a través de los PACs el servicio de recepción de informativas y declaraciones, algo que no es nada simple y que también traerá consecuencias en muchos sentidos.

 

Ahora pensemos en los profesionistas y microempresarios que son la mayoría de los contribuyentes en México. ¿Alguien les ha preguntado si se han visto realmente beneficiados? De existir beneficios la mayoría no los ve, no los tiene claros y no ha sabido cómo sacar provecho al XML. El ahorro en papel es ficticio, ya que miles siguen imprimiendo los PDF, algunos hasta dos veces (original y copia). Casi nadie entiende el uso que se le puede dar al XML, por un lado, ni tampoco encuentra herramientas y sistemas que le permitan hacerlo, por el otro. Ya no digamos las facturas emitidas, sino las recibidas. Todo va a un buzón de correo electrónico y de ahí a un USB o por correo al contador, no sin antes pasar por la impresora.

 

Hay un gran pendiente en la facturación electrónica: enseñar a las personas en cómo entenderla, usarla y aprovecharla en sus negocios. Por otro lado, faltan cerrar círculos como el de la cancelación no solicitada de facturas, o la generación no solicitada (o autorizada) de facturas hacia los contribuyentes, por mencionar algunos. Falta desarrollar, en conjunto con los bancos, formas de aprovechar los pagos electrónicos para facilitar la conciliación bancaria. Pero en el discurso, parece que la agenda del SAT es otra.

 

En la agenda del SAT hay mucha prisa y cerrazón. Hay una muy fuerte inercia para presionar al máximo al contribuyente. Se trata de eliminar la evasión al 100% a como dé lugar. Se trata de elevar la recaudación pase lo que pase. Se trata de cargar fuertemente al contribuyente cautivo, como si fuera el único y no se voltea a ver al informal. Se trata de identificar la simulación con base en la identificación del gasto de las personas, como sea y por donde sea. No se trata de hacernos la vida más fácil, sino todo lo contrario. Y es una pena que se nos requiera, se nos obligue, se nos presione se nos trate como evasores a todos. ¿Alguien que nos defienda o que nos pregunte si hemos sacado provecho de la facturación electrónica, como nos lo han querido “vender”?

 

Y concluyo hablando de los contadores en México. Los cambios ellos los están viviendo en primera fila. Y necesitan ayuda. Ayuda de nosotros, como sus clientes, ayuda de la autoridad para concretar cambios en los procesos contables que sean útiles y eficientes. Es muy importante que el contador cambie, se modernice, se actualice y le entre de lleno a la adopción de tecnología. Incluso sería deseable que también colaboraran en el diseño de tecnología y sistemas de información. Su éxito se traducirá en el éxito de todos nosotros, y por supuesto, del SAT.

Daniel Zurita
Director en Factura360.com. Director en Fiorence.com Ingeniero Industrial y MBA.
Daniel Zurita
Daniel Zurita
Daniel Zurita
Daniel Zurita

Latest posts by Daniel Zurita (see all)

{ 1 comment… read it below or add one }

Ivan Pintor Septiembre 28, 2015 a las 15:53

Toda la razón, me quedo con el último párrafo.

Off topic: sería un plus que los comentarios de este blog se manejaran con diqus.

Responder

Leave a Comment

Previous post:

Next post: